martes, 6 de diciembre de 2011

ESQUIZOS

El 4 de marzo de 2001 el Señor X se levantó del camastro en el que intentaba a duras penas conciliar el sueño.
Se desperezó como pudo y se dirigió al escritorio; por lo menos habían tenido la delicadeza de concederle lo que había pedido, cogió papel y lápiz y se puso a escribir lo siguiente:
"Aqui me hallo en esta celda por un delito que no he cometido. Dicen que he matado a mi mujer y a mi hija y que después eché sus restos en el horno de pan de la panadería que regentamos. Yo digo que eso es falso y que el verdadero culpable anda libre. Yo le ví la cara, sé quién es, pero me dicen que estoy loco. Sé cómo es su voz, a veces la escucho en mi cabeza, si consiguiese que se callase, si consiguiese poder dormir...tal vez podría decirle a la policía lo que quieren. No les he matado, ¡no les he matado!.¡Tienen que creerme!".

Los guardias se acercaron al Señor X y le pusieron la camisa de fuerza. Le guiaron a una sala para preparle: camisa nueva, pantalones nuevos, afeitado y bien peinado. Uno de los guaridas le acercó un espejo al reo, y este, al mirarse en él, dejó escapar un alarido.
-¡Dios mío, es él, él fue quien mató a mi familia!¡préndanlo a él, no a mí!.

Los guardias miraron con lástima al sujeto y le volvieron a poner la camisa de fuerza.
Eran las doce de la noche cuando se ajustició al Señor X; se le inoculó por vena el remedio a su loccura y los hombres jugaron a ser Dios.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

1 comentario:

DjBaal Thanatos dijo...

Me ha fascinado este cuento... está muy bien escrito, muy creativo y breve pero está excelente :)

He querido especializarme mas en la narrativa breve... pero como dicen escribir un cuento es hasta más difícil que una novela...